miércoles, 14 de junio de 2017

Peña de Francia

No es la primera vez que voy a la Sierra de Francia, en la provincia de Salamanca. En posts anteriores os he contado mi visita a alguno de los preciosos pueblos de esta zona: La Alberca, Mogarraz, Miranda del Castañar... pero nunca había subido a la Peña de Francia, una montaña de 1723 metros sobre el nivel del mar, en la que, además de disfrutar de unas preciosas vistas, podéis visitar el santuario dominico que acoge a la Virgen Morena, patrona de la provincia de Salamanca.
Simón Vela, joven francés, encontró la imagen de la Virgen el 19 de mayo de 1434. Dos siglos después fue robada y posteriormente devuelta bastante deteriorada por lo que la imagen actual es de 1890 y aloja en su interior los restos de la primitiva imagen.
El Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia se comenzó a construir en el s. XV, aunque ha sufrido numerosas transformaciones hasta el s. XVIII.
Además de la iglesia en la que se rinde culto a la Virgen, hay varias capillas, un convento, varios miradores, una hospedería y un repetidor de telecomunicaciones.
La Capilla de San Andrés está en el lugar donde, en 1440, se encontró una imagen del Santo.

La plaza, del s. XVIII, tiene en el centro el rollo (del s. XVI),  símbolo de la autoridad civil del Prior del Santuario. Tiene grabados el escudo de Castila y León, el de la Orden Dominica, un jarrón con azucenas (símbolo de la Virgen) y un reo con soga al cuello y en los pies (símbolo del poder judicial del señor de la Peña de Francia).
A un lado de esta plaza nos encontramos la Capilla de la Blanca. Aquí está la gruta donde Simón Vela encontró la imagen de la Virgen de la Peña de Francia.
Al otro lado de la plaza se encuentra el Convento, cuya puerta ojival data del s. XV. Én el interior, frente a la puerta está el pozo verde, llamado así por el color que el reflejo de la luz da al agua.
Desde esta plaza se sale al Balcón de Santiago, restos de la antigua capilla sobre el lugar donde se encontró la imagen del apóstol.
Frente a la Hospedería hay un enorme reloj de sol y un mirador desde el que se pueden ver distintos municipios del campo charro, incluso el pantano de Gabriel y Galán. Está todo señalado, solo hace falta que esté el día despejado....
Hay una capilla más: la Capilla del Santo Cristo:
La Peña de Francia es un sitio donde además de aire puro se respira paz y tranquilidad. Si os gusta el senderismo, hay distintas rutas que os llevan hasta allí...
Y si llega la hora de comer, os recomiendo (otra vez) el Restaurante Mirasierra en Mogarraz.
Hasta pronto amigos!!









sábado, 3 de junio de 2017

Empanada de jamón y queso

Hace mucho que no comparto con vosotros una receta fácil y rápida, y como últimamente no tengo mucha actividad, ha llegado el momento de hacerlo.
Se trata de una empanada sencillísima que podéis comer en cualquier momento, aunque cuando más rica está es recién hecha, cuando aún está templada....
 
Los ingredientes son los siguientes:
  • Dos planchas de hojaldre
  • Tomate frito
  • Jamón York
  • Queso (a vuestra elección. En esta ocasión he utilizado Gouda)
  • Huevo
Precalentamos el horno a 200ª C y mientras tanto la vamos preparando.
1- Extender la masa sobre papel vegetal especial para horno y pincharla para evitar que se suba
2- Untamos con tomate frito
3- Alternamos una capa de jamón y otra de queso al gusto (yo lo hago dos veces)
4- Cubrimos con la otra plancha de hojaldre, sellamos bien para que el queso al fundirse no se salga por los lados y pinchamos con un tenedor.
5- Pintamos con un huevo batido y horneamos hasta que esté doradita..
Rápido, verdad??
Buen provecho!
Hasta pronto amigos!!



martes, 30 de mayo de 2017

Miranda do Douro

Miranda do Douro es una localidad portuguesa en la frontera con la provincia de Zamora.
Poco antes de llegar está la Estación Biológica Internacional del Duero y aquí hay un embarcadero de donde salen los ferrys que realizan cruceros medioambientales por el río. Durante el trayecto te dan explicaciones sobre la vida que hay en el cañon: la fauna, la flora, los microorganismos del agua... Si tienes suerte puedes ver algunas aves como águilas, buitres, cernícalos... Las explicaciones son en español y portugués y el paseo es muy interesante.

Este enclave forma parte del Parque Natural Arribes del Duero que fue declarado Reserva de la Biosfera Transfronteriza por la Unesco en 2015.
Finalizado el crucero, hay una degustación de vinos de Oporto y una exhibición didáctica con aves rapaces.
Tras esta bonita y recomendable experiencia medioambiental, que duró aproximadamente 1:30 horas, subimos a Miranda a comer. El lugar elegido, por recomendaciones de algún lugareño, fue el restaurante O Mirandés.
Como se aprecia en la fachada, no esperéis grandes lujos pero la comida es buenísima y abundante (como suele pasar siempre en Portugal) y el servicio rápido y muy bueno también.
Os cuento lo que pudimos degustar y disfrutar:
  • Ensalada mixta, Escalope de ternera
  • Bacalao "O Mirandés", Bacalao Dorado
  • Tarta de naranja y tarta de almendra
Todo riquísimo, hasta el pan. La relación calidad-precio estupenda. Éramos cuatro personas y pagamos, incluida la bebida, 50€. Mereció la pena esperar, había muchísima gente. Supongo que todos sabían donde iban...
Y después de comer, nada mejor que un paseo y conocer el casco histórico del pueblo, que está situado en una colina desde donde se obtienen preciosas vistas del río Duero.
Miranda do Douro es un pueblo medieval, fronterizo y amurallado,  aunque de la muralla, que data de los siglos X - XI,  quedan algunos trozos bien conservados.
Además de muralla no podía faltar el Castillo, del que solo queda la Alcazaba entre ruinas. Este castillo se levantó a finales del s. XIII y fue ampliándose a lo largo de los años hasta que en 1762, durante la Guerra de los Siete Años, las tropas de Carlos III de España sitiaron la ciudad y explotó el polvorín, quedando destruida la fortaleza y muriendo todos los que allí estaban.
Dicen que Miranda se enorgullece de su Catedral, y no es para menos, pero también tiene unas iglesias más pequeñas y muy hermosas:
  • Capilla de la Santa Cruz, del s. XVII y completamente reformada en el s. XVIII.
  • Iglesia de la Misericordia, fundada por el obispo D. Rodrigo de Carvalho en el s. XVI. La fachada es del s. XVIII.
  • Antigua Iglesia del Convento de los Frailes Trinitarios, del s. XVIII. El Convento se fundó por los frailes descalzos de la Orden de la Santísima Trinidad con licencia del rey João V. Fue abandonada en 1834 y cayó en ruina. Del convento no queda nada. La iglesia pertenece al ayuntamiento desde 1999 y actualmente es la Biblioteca Municipal.
  • La Catedral, del s. XVI, nos da una idea de la importancia que debía tener Miranda en esa época, en la que el rey João III concedió a la villa la categoría de ciudad y el Papa la confirmó como sede episcopal.
Órgano del s. XVIII
Retablo mayor, del s. XVII
En el interior hay una imagen que quizás sea la más venerada del templo. Es una pequeña estatua de madera del Menino Jesus da Cartolinha. Según la leyenda, cuando, en 1711,  las tropas españolas estaban a punto de tomar la muralla, apareció un niño corriendo por las calles animando a la población, que ya estaba desfallecida. Como por milagro, volvieron las fuerzas y tras una dura batalla, expulsaron al enemigo. 

Detrás de la Catedral se encuentran las ruinas del Antiguo Palacio Episcopal, del s. XVII. Junto al pórtico de entrada hay un memorial en el que están grabados los nombres de los obispos de la Diócesis de Miranda desde el año 1545 hasta nuestros días. 
En la Plaza Lhargo D. João III podéis admirar la Cámara Municipal (Ayuntamiento). Aunque data del s. XVII, la fachada actual es de finales del s. XIX. Frente al edificio, en la plaza, hay una escultura homenaje a los mirandeses con su traje típico.
En la misma plaza se encuentra el Palacio Municipal, del s. XV, aunque ampliado y reformado en el s. XVII. Fue el primer ayuntamiento de Miranda y hoy es sede del Museo de la Tierra de Miranda. También podéis contemplar una casa reflejo del prestigio y el poder de una familia de terratenientes de Miranda: El Solar de los Ordazes
Palacio Municipal
Solar de los Ordazes
El casco histórico de Miranda do Douro es un sitio tranquilo para pasear, para disfrutar de su silencio y descubrir rincones que te trasladan a una época muy lejana de la que aquí hay buen testimonio. Os dejo con imágenes de ese tranquilo paseo que espero os gusten.
Hasta pronto amigos!!
Antigua alfândega (aduana)
Solar de los Buíças
Casa burguesa del s. XVI
Casa de los cachorros eróticos
Antigua Hospedería