miércoles, 14 de febrero de 2018

Museo Nacional Thyssen-Bornemisza


El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza se encuentra en el Paseo del Prado de Madrid. Alberga la colección Thyssen-Bornemisza, una de las colecciones privadas más importantes, que fue adquirida por el Estado español en 1993. Desde 2004 se suma a este legado una parte de la colección de Carmen Thyssen-Bornemisza, con más de 200 obras en depósito gratuito y que completa la colección permanente.
La sede para esta colección es el Palacio de Villahermosa, edificio que fue residencia de una familia aristócrata y posteriormente un banco y tras sufrir una amplia transformación, se convirtió en la pinacoteca que podemos visitar actualmente.
El hall de entrada lo preside un gran cuadro de Tintoretto y varias esculturas de Rodin. También se pueden contemplar unos retratos de D. Juan Carlos I y Dña Sofía (Reyes de España) y de los Barones Thyssen.
"El Paraíso" Tintoretto (Hacia 1588)
"Cristo y la Magdalena" Auguste Rodin (1905)
La Colección Permanente se distribuye en tres plantas y el recorrido sugerido comienza en el segundo piso con la Pintura antigua. Os muestro algunas de las obras más interesantes que podéis disfrutar durante la visita.
  • Ejemplo del retrato en el Renacimiento:
"Retrato de Enrique VIII de Inglaterra" de Hans Holbein el Joven (1537)
  • Pintura italiana del s. XV:
"Joven caballero en un paisaje" de Vittore Carpaccio (1510)
  • Pintura alemana siglos XV y XVI:
"Jesús entre los doctores" de Alberto Durero (1506)
  • El Greco también está representado:
             "La Anunciación" (Hacia 1596-1600) / "La Inmaculada Concepción" (Hacia 1608-1614)                 
  • Caravaggio:
"Santa Catalina de Alejandría" (1598)
  • Pintura italiana del s. XVII:
"El gran canal desde San Vío. Venecia" de Canaletto (1723-1724)
En la segunda planta también hay una zona en la que se exponen obras de la colección de Carmen Thyssen-Bornemisza:
"Orquídea y colibrí cerca de una cascada" de Martin Johnson Heade (1902)
"El baño de Diana" (La fuente) de Jean-Baptiste-Camille Corot (1869-1870)
En la primera planta podéis contemplar pintura holandesa del s. XVII, pintura francesa e inglesa del s. XVIII, pintura norteamericana y europea del s. XIX, entre otras.
"Pescador tocando el violín" Atribuido a Frans Hals (Hacia 1630) Pintura Holandesa
"El deshielo en Vètheuil" Claude Monet (1880)
"Mujer con sombrilla en un jardín" Pierre-Auguste Renoir (1875)
"Les Vessenots en Auvers" Vincent van Gogh (1890)
"Habitación de hotel" Edward Hopper (1931)
La visita termina en la planta baja donde podemos disfrutar de la pintura del siglo XX (abstracción, surrealismo, expresionismo, surrealismo....)
"Hombre con clarinete" Pablo Picasso (1911-1912)
"Corrida de toros" Pablo Picasso (1934)
"Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes del despertar"
Salvador Dalí (1944)
"Pintura sobre fondo blanco" Joan Miró (1927)
"El pájaro relámpago cegado por el fuego de la luna" Joan Miró (1955)
"Mujer en el baño" Roy Lichtenstein (1963)
Pues hasta aquí una pequeña muestra de los cuadros que podéis disfrutar en esta pinacoteca.
Si os gusta el arte, es visita imprescindible. El día de los museos (18 de mayo) y el 12 de octubre, la entrada es gratuita, además de todos los lunes de 12:00 a 16:00. De todas formas os dejo enlace por si queréis más información: Museo Thyssen-Bornemisza
Espero que os guste.
Hasta pronto amigos!!




















domingo, 28 de enero de 2018

Restaurante Mirador de Gredos

En el post anterior os hablé de unos pueblos de La Vera que tuve la oportunidad de visitar y me encantaron. Hoy comparto con vosotros mi experiencia en un restaurante que está muy cerca de esa zona pero que ya pertenece a la provincia de Ávila.
Es el restaurante Mirador de Gredos, que está en El Raso (Candeleda-Ávila).
Emplazado en la ladera sur de la Sierra de Gredos, ofrece unas preciosas vistas y es un sitio donde, además de comer muy bien, se respira tranquilidad.
En una enorme terraza, preparada para soportar las inclemencias del tiempo, pudimos degustar comida típica de la zona:
  • Ensalada de lechugas variadas y rulo de cabra:
  • Costillas de cabrito al horno:
  • Entrecot de ternerita hembra a la brasa:


Y de postre: Manto de Monja
Todo ello regado con un vino de la Tierra de Extremadura, de las Bodegas Habla: Habla del Silencio, un vino muy agradable y fresco elaborado con las variedades de uva Syrah, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Cabernet Franc.
Todo riquísimo y en un ambiente tranquilo y acogedor.
Os cuento un último detalle: ¿No os ha pasado alguna vez que, después de una comida copiosa, habéis pensado en lo bien que os sentaría una siesta? Pues aquí hay una zona de hamacas donde seguro que esas sobremesas calurosas de verano son más llevaderas.
Sin duda, un excelente sitio para disfrutar en cualquier época del año, ¿no os parece?

Hasta pronto amigos!!



lunes, 22 de enero de 2018

Escapada a la Comarca de la Vera. Cáceres

Hoy os propongo otra escapada rápida de fin de semana. En esta ocasión el destino es la Comarca de la Vera donde hay varios pueblos pintorescos declarados Monumento Histórico Artístico que merece la pena visitar.
Nuestro destino fue Madrigal de la Vera precioso pueblo en el que pasamos la noche pero además nos dio tiempo a dar un pequeño paseo por la Garganta de Alardos. Un paraje natural que no pasa por su mejor momento debido a la sequía que sufrimos el año pasado pero que, según los lugareños, cuando el nivel del agua es el normal, hace las delicias de vecinos y turistas durante los meses de verano.
Además del paraje natural, que es una maravilla, podéis disfrutar de un precioso Puente, parte de la calzada romana que unía Plasencia con el Puerto del Pico y Ávila. Aunque se le conoce como Puente Romano, parece ser que data del s. XVIII.

Al día siguiente, visitamos Villanueva de la Vera, declarado Conjunto Histórico Artístico en 1982. Pasear por sus calles  es una maravilla, descubriendo rincones pintorescos así como la arquitectura típica de la zona.
La Plaza de Aniceto Marinas es porticada y de forma pentagonal. Es el centro de Villanueva, donde está el Ayuntamiento y punto de encuentro de los vecinos
Otro punto de encuentro en los pueblos son las iglesias. En Villanueva la iglesia parroquial es la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, declarada Monumento de Interés Cultural, de estilo renacentista que fue inaugurada en el año 1571 por el Obispo de Plasencia, D. Pedro Ponce de León.
Hay un rincón sorprendente que es el Lancho de la Panderona, una gran roca de granito rodeada de casas.
Durante el paseo os encontraréis la Casa del Barco, ejemplo de la arquitectura típica de la zona que además es muy singular por su forma de embarcación.
Os enseño alguna imagen más de este precioso pueblo verato en las que se puede apreciar sus calles estrechas, sombrías, con las típicas regueras que encauzan las aguas a través del pueblo hasta llegar a los huertos que hay en la zona baja de éste.
A 1 km, más o menos, dirección Madrigal, hay un paraje natural que, sin duda, merece una visita: la Garganta de Guadalmino en la que está la Cascada del Diablo, un salto de agua originado por las aguas bravas que proceden de la Sierra de Gredos. Desgraciadamente, aquí tampoco había agua. Dicen que es una de las cascadas más impresionantes de la zona... Habrá que volver en la época del deshielo que parece ser que es cuando está más espectacular.
El siguiente pueblo que visitamos fue Valverde de la Vera, declarado Conjunto Histórico Artístico en 1971. Entre sus monumentos destaca el Castillo de los Condes de Nieva, antigua fortaleza bajo-medieval (s. XIV-XV) que fue residencia de los señores de Valverde.
Muy cerca del Castillo está la Iglesia de Nuestra Señora de las Fuentes Claras, construida en estilo Gótico Flamígero entre finales del s. XV y principios del s. XVI.
Podéis ver también el Rollo o Picota de estilo plateresco levantado en la primera mitad del s. XVI como símbolo de la jurisdicción del lugar. En ésta figuran los escudos de los Zúñiga y de los Monroy.
En Valverde también podéis pasear por su barrio judío, que conserva buenos ejemplos de la arquitectura popular "judeo-verata", con estrechas y tortuosas calles que tienen las características regueras.
En el Rincón de la Cabezuelas podéis ver las tradicionales casas de los pueblos veratos con sus pisos superiores de adobe con entramado de madera, balcones de madera en voladizo y sobraos, y desvanes cerrados mediante tabla de ripia. 
La Casa de los Escudos es una casa señorial barroca construida a finales del s. XVIII.
La Plaza de España está porticada en dos de sus lados y tiene una fuente en el centro como suele ser tradicional en muchos pueblos de esta comarca.



Aquí termina mi visita a estos dos preciosos pueblos de La Vera. Si tenéis más tiempo, yendo hacia Plasencia, hay otros pueblos interesantes, como Jarandilla, Cuacos de Yuste, Garganta la Olla y más. Yo los visité hace muchos años y  espero volver para poder disfrutar de sus calles, su historia y sus gentes. Os animáis?
Hasta pronto amigos!!