martes, 30 de mayo de 2017

Miranda do Douro

Miranda do Douro es una localidad portuguesa en la frontera con la provincia de Zamora.
Poco antes de llegar está la Estación Biológica Internacional del Duero y aquí hay un embarcadero de donde salen los ferrys que realizan cruceros medioambientales por el río. Durante el trayecto te dan explicaciones sobre la vida que hay en el cañon: la fauna, la flora, los microorganismos del agua... Si tienes suerte puedes ver algunas aves como águilas, buitres, cernícalos... Las explicaciones son en español y portugués y el paseo es muy interesante.

Este enclave forma parte del Parque Natural Arribes del Duero que fue declarado Reserva de la Biosfera Transfronteriza por la Unesco en 2015.
Finalizado el crucero, hay una degustación de vinos de Oporto y una exhibición didáctica con aves rapaces.
Tras esta bonita y recomendable experiencia medioambiental, que duró aproximadamente 1:30 horas, subimos a Miranda a comer. El lugar elegido, por recomendaciones de algún lugareño, fue el restaurante O Mirandés.
Como se aprecia en la fachada, no esperéis grandes lujos pero la comida es buenísima y abundante (como suele pasar siempre en Portugal) y el servicio rápido y muy bueno también.
Os cuento lo que pudimos degustar y disfrutar:
  • Ensalada mixta, Escalope de ternera
  • Bacalao "O Mirandés", Bacalao Dorado
  • Tarta de naranja y tarta de almendra
Todo riquísimo, hasta el pan. La relación calidad-precio estupenda. Éramos cuatro personas y pagamos, incluida la bebida, 50€. Mereció la pena esperar, había muchísima gente. Supongo que todos sabían donde iban...
Y después de comer, nada mejor que un paseo y conocer el casco histórico del pueblo, que está situado en una colina desde donde se obtienen preciosas vistas del río Duero.
Miranda do Douro es un pueblo medieval, fronterizo y amurallado,  aunque de la muralla, que data de los siglos X - XI,  quedan algunos trozos bien conservados.
Además de muralla no podía faltar el Castillo, del que solo queda la Alcazaba entre ruinas. Este castillo se levantó a finales del s. XIII y fue ampliándose a lo largo de los años hasta que en 1762, durante la Guerra de los Siete Años, las tropas de Carlos III de España sitiaron la ciudad y explotó el polvorín, quedando destruida la fortaleza y muriendo todos los que allí estaban.
Dicen que Miranda se enorgullece de su Catedral, y no es para menos, pero también tiene unas iglesias más pequeñas y muy hermosas:
  • Capilla de la Santa Cruz, del s. XVII y completamente reformada en el s. XVIII.
  • Iglesia de la Misericordia, fundada por el obispo D. Rodrigo de Carvalho en el s. XVI. La fachada es del s. XVIII.
  • Antigua Iglesia del Convento de los Frailes Trinitarios, del s. XVIII. El Convento se fundó por los frailes descalzos de la Orden de la Santísima Trinidad con licencia del rey João V. Fue abandonada en 1834 y cayó en ruina. Del convento no queda nada. La iglesia pertenece al ayuntamiento desde 1999 y actualmente es la Biblioteca Municipal.
  • La Catedral, del s. XVI, nos da una idea de la importancia que debía tener Miranda en esa época, en la que el rey João III concedió a la villa la categoría de ciudad y el Papa la confirmó como sede episcopal.
Órgano del s. XVIII
Retablo mayor, del s. XVII
En el interior hay una imagen que quizás sea la más venerada del templo. Es una pequeña estatua de madera del Menino Jesus da Cartolinha. Según la leyenda, cuando, en 1711,  las tropas españolas estaban a punto de tomar la muralla, apareció un niño corriendo por las calles animando a la población, que ya estaba desfallecida. Como por milagro, volvieron las fuerzas y tras una dura batalla, expulsaron al enemigo. 

Detrás de la Catedral se encuentran las ruinas del Antiguo Palacio Episcopal, del s. XVII. Junto al pórtico de entrada hay un memorial en el que están grabados los nombres de los obispos de la Diócesis de Miranda desde el año 1545 hasta nuestros días. 
En la Plaza Lhargo D. João III podéis admirar la Cámara Municipal (Ayuntamiento). Aunque data del s. XVII, la fachada actual es de finales del s. XIX. Frente al edificio, en la plaza, hay una escultura homenaje a los mirandeses con su traje típico.
En la misma plaza se encuentra el Palacio Municipal, del s. XV, aunque ampliado y reformado en el s. XVII. Fue el primer ayuntamiento de Miranda y hoy es sede del Museo de la Tierra de Miranda. También podéis contemplar una casa reflejo del prestigio y el poder de una familia de terratenientes de Miranda: El Solar de los Ordazes
Palacio Municipal
Solar de los Ordazes
El casco histórico de Miranda do Douro es un sitio tranquilo para pasear, para disfrutar de su silencio y descubrir rincones que te trasladan a una época muy lejana de la que aquí hay buen testimonio. Os dejo con imágenes de ese tranquilo paseo que espero os gusten.
Hasta pronto amigos!!
Antigua alfândega (aduana)
Solar de los Buíças
Casa burguesa del s. XVI
Casa de los cachorros eróticos
Antigua Hospedería





















domingo, 21 de mayo de 2017

Paseo por Allariz

Allariz es una villa de la provincia de Ourense cuyo casco histórico fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1971. Fue residencia de reyes durante la Edad Media y actualmente está muy bien conservada y cuidada. Merece la pena perderse por sus calles enlosadas y descubrir preciosos rincones.
Allariz tiene mucho que ver: varios museos, arquitectura civil y religiosa, espacios verdes.... sin olvidarnos de que en el casco histórico hay varias tiendas outlet de grandes diseñadores, la mayoría de ellos gallegos. Así que, si tenéis tiempo, merece la pena planificar la visita y dedicarle el tiempo que se merece.
Yo he estado varias veces, siempre de paso, pero cada vez tengo más ganas de organizar una visita sin prisas pues, de verdad, merece la pena.
La Iglesia de San Pedro, románica, de finales del s. XII. Mantiene una torre, del s. XVII, inspirada en las militares de la Villa.
Muy cerca de esta iglesia podéis ver una escultura homenaje a la Festa do Boi, una de las fiestas más importantes de Allariz.
La Fiesta del Buey dura 9 dias y se empieza a celebrar el fin de semana anterior al Corpus (este año del 10 al 18 de junio). Este año se cumplen 700 años de esta tradición. Os cuento brevemente su historia: En el s. XIV habitaba en Allariz una población judía que durante la procesión del Corpus insultaban y se reían de los cristianos hasta que en 1317 el hidalgo Xan de Arzúa encabezó la procesión montado en un buey y cargado con sacos de hormigas. A base de cornadas y lluvia de hormigas consiguió echar a los judíos y evitar así sus burlas.
Desde entonces y hasta el año 1936 siempre salió el buey en la procesión, durante la guerra se suspendió y fue en 1983 cuando un grupo de jóvenes decidió recuperar la fiesta.
La Plaza Mayor  podéis ver la Iglesia de Santiago, ejemplo del románico popular gallego, de los siglos XI - XII.
Aquí también se encuentra A Paneira, institución de crédito agrícola que estuvo en funcionamiento entre el siglo XV y el XVIII.
Y pegado a esta plaza, en la Rúa da Cruz, se encuentra "O Pepíño de Allariz", un restaurante cuya fama le precede y donde llegamos con idea de comer algo rápido y conocer el lugar, pues nuestra visita, como ya dije, era de paso.
Es un restaurante de cocina tradicional con productos de la zona, de calidad. El local recuerda a esas tiendas-bares que había en los pueblos donde lo mismo te tomabas una cerveza que comprabas unos clavos, jabón o unas botas...
Nos pusieron de tapa unas alubias, riquísimas, mientras mirábamos la carta y nos decidíamos por lo que íbamos a picar. Esta fue nuestra elección:
  • Callos estilo Bar Lapadas
  • Croquetas cremosas da casa (unas de buey, otras de pulpo)
  • Probamos dos tipos de empanada: una de mejillones y chorizo y otra de zorza.
Todo buenísimo. Volveremos, sin prisas, a degustar algunos de sus platos que seguro no defraudarán.
No me puedo ir sin hablaros de una de mis pastelerías preferidas: Fina Rei.
Ya os he hablado de sus productos en algún otro post pues sus almendrados y turrones de chocolate nos encantan. Los almendrados son un dulce típico de Allariz a base de almendra, azúcar, huevo y obleas. En Fina Rei también los tienen cubiertos de chocolate. Excepcionales cualquiera de ellos. También hacen un postre de manzana exquisito: A tentación de Eva, deliciosa.
En esta ocasión, la tienda estaba cerrada y no pude comprar ningún dulce.... otra vez será.
Os dejo con alguna imagen más de Allariz. Espero que os gusten. Y os animo a visitarlo, seguro que no os decepcionará.
Hasta pronto amigos!!