miércoles, 19 de agosto de 2015

Berlín. Excursión a Potsdam

Como ya sabéis, la visita al campo de Sachsenhausen la hicimos con una guía de la empresa cultourberlin y nos encantó, así que nos animamos a visitar Potsdam con esta misma empresa. En esta ocasión, nuestra guía era Alazne, simpática y amable que nos dio muchos datos históricos muy interesantes.
Potsdam está a unos 30 km de Berlín. Fuimos en un tren de cercanías y después un bus nos llevó al Palacio de Sanssouci. Palacio "sin preocupaciones" de Federico "El Grande", diseñado por él mismo y que fue su residencia de verano.
El palacio se eleva sobre seis terrazas de viñas con invernaderos. Según vas subiendo las escaleras lo vas perdiendo de vista y aunque en las terrazas se vuelve a ver, no se aprecia la base de manera que parece que está flotando sobre los viñedos. De estilo rococó, tiene una sola planta que ocupa casi toda la parte superior de la terraza.
Las principales preocupaciones de Federico "El Grande" eran meditar sobre filosofía y tocar música (también le apodaban "El Flautista"). A pesar de estar casado, su mujer nunca residió en el palacio. Parece ser que Federico prefería el palacio "sans femmes" (sin mujeres) además de sin preocupaciones. Dicen que era muy amigo de Voltaire...
 
Cenador y detalle en el parque de Sanssouci
Era un magnífico soldado y gran estratega que cosechó muchas victorias militares. Era muy humilde. Está enterrado en un pequeño jardín del Palacio junto a sus 11 perros. Sobre su tumba siempre hay patatas. Parece ser que él introdujo el cultivo de este tubérculo en el país.
Tras pasear por los jardines del Palacio llegamos a la pequeña Iglesia de la Paz, construída bajo el reinado de Federico Guillermo IV "El rey romántico", nieto de Federico Guillermo II ("El gordo vividor") que era sobrino de "El Grande".

Ubicada junto a un lago, tiene un estilo similar al de los monasterios italianos. Allí están enterrados Federico Guillermo IV y su esposa.

Interior de la iglesia
Al salir del recinto de Sanssouci, llegamos al centro de Potsdam atravesando la Puerta de Brandenburgo, más sencilla que la de Berlín pero muy bonita también.
 
Atravesamos una calle peatonal llena de comercios y bares y llegamos hasta la iglesia de S. Pedro y S. Pablo. Detrás de esta iglesia hay un cementerio de soldados rusos caídos durante la Gran Guerra (I Guerra Mundial).
Al fondo, iglesia de S. Pedro y S. Pablo


Cementerio ruso
De ahí continuamos hasta el Palacio de Cecilienhof, pero antes pasamos por el barrio holandés, llamado el "Pequeño Ámsterdam", pequeño grupo de casas de ladrillo rojo creado para que los artesanos holandeses trasladados a Potsdam en el siglo XVIII se sintieran como en su propia casa. 
 
El emperador Guilllermo II hizo construir el palacio para su hijo el príncipe Guillermo de Prusia y su esposa Cecilia (1913-1917). Tiene un estilo similar a una casa de campo inglesa de estilo Tudor.
Este palacio fue residencia de la familia real hasta 1945. Consta de 176 habitaciones y actualmente es un museo y hotel. El palacio se hizo famoso cuando en 1945, del 17 de julio al 2 de agosto, el presidente de gobierno de EEUU, Harry S. Truman; de la Unión Soviética, Jossif Stalin; el primer ministro británico, Winston Churchill y su sucesor Clement Attlee, se reunieron allí para celebrar la Conferencia de Potsdam y con ella acordaron cómo administrar Alemania tras su rendición en mayo de ese mismo año.
En el patio interior luce una gran estrella de geranios rojos con la que Stalin recibió a Truman y Churchill.
Jardines del Palacio

El Palacio de Cecilinhof está en el parque Neuer Garten, junto al lago Jungfernsee. El parque es Patrimonio de la Humanidad. El día de nuestra visita fue uno de los más calurosos que hemos pasado por allí y el lago estaba lleno de gente disfrutando del entorno y pudimos comprobar que se practica el nudismo con absoluta naturalidad.

De allí, continuamos el paseo hasta el "Puente de los Espías" (Glienicker Brücke). Fue construido en 1907 y cruza el río Havel conectando Berlín y Potsdam. Le llaman "de los espías" porque fue el lugar elegido por la Unión Soviética y EEUU para realizar los intercambios de los espías capturados durante la Guerra Fría (solo fueron tres intercambios)
La frontera estaba en medio del puente y aún se nota el lugar por la diferencia de color en la estructura y por la marca que hay en el suelo desde la caída del muro.
Hasta aquí nuestra visita a Potsdam. Espero que os haya gustado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario